Manifiesto Funcionarios Emprendedores (Manifiesto Funkzionata)

Un grupo de empleados públicos, hartos del continuo desprestigio al que está sometido el sector público en general y, en especial, los funcionarios, hemos decidido unirnos y poner en valor nuestros esfuerzos por evolucionar la Administración Pública. Hemos comenzado a establecer lazos entre nosotros. Estamos participando, colaborando.

El primer paso es éste: el Manifiesto Funcionarios Emprendedores (Manifiesto Funkzionata).

Estamos construyendo una nueva Administración desde sus cimientos. Pero necesitamos compañeros de viaje. Buscamos ciudadanos, profesionales y políticos con un objetivo común: mejorar nuestra sociedad.

¡Únete a nosotros! Tanto si eres empleado público, como si eres un profesional que colabora con la Administración, o un ciudadano de a pie o puede que incluso un político, seas lo que seas, te necesitamos. Necesitamos tu apoyo. Suscribe el Manifiesto Funcionario Emprendedor (Manifiesto Funkzionata).

Gracias.

(puedes leer el Manifiesto aquí)
Los funcionarios y empleados públicos somos trabajadores privilegiados. Existen pocas profesiones más satisfactorias que servir a los conciudadanos. Nos sentimos orgullosos de ello, creemos en el valor de lo público como habilitador de la cohesión social y nos sentimos partícipes directos en la construcción diaria del Estado del Bienestar.Se nos tacha de ineficientes y de anquilosados; como dijo Larra “así está establecido; así se ha hecho hasta aquí; así lo seguiremos haciendo”. Vivimos en un eterno retorno, en un continuo “Día de la Marmota”. Es hora de despertar, y los profesionales de la función pública, rompiendo las barreras de cuerpos y la cultura de siglos, somos la clave para activar la alarma del reloj. 

Somos funcionarios, empleados públicos, servidores de la ciudadanía, sí, lo somos y nos sentimos orgullosos de ello. En contra de los falsos mitos sobre los funcionarios, sabemos hacer más cosas que darle palos al agua. Nunca jugamos al buscaminas ni al solitario, nos preocupa cuando vemos largas colas en cualquier ventanilla y nos gusta idear posibles soluciones. Somos funcionarios, sí, y no entramos por enchufe, sino superando duros procesos selectivos compitiendo con un buen número de opositores. Vale, sí, nos gusta el café, pero no más que a cualquier otro trabajador, no nos pasamos el día en la cafetería, no. Somos buenos trabajadores y no somos los únicos, la inmensa mayoría de mis compañeros lo son. De acuerdo, hay algunas ovejas negras, sí, como en cualquier otra empresa, pero hay mecanismos para castigarlas. Tenemos defectos, quizás no seamos los trabajadores más eficientes y competentes del mundo, pero intentamos mejorar. Somos servidores públicos, sí, y estamos del lado de los ciudadanos y ciudadanas, estamos para ayudarles, somos parte de ellos.

Un sector público de calidad es importante para nuestra vida cotidiana. El nacimiento de nuestros hijos y su educación, la planificación y diseño de los servicios esenciales y la obtención de los recursos que los mantienen, nuestra salud y la seguridad de nuestras calles, son realizadas por empleados públicos. Pero no podemos desarrollar estos servicios públicos solos. Necesitamos de una sociedad activa y un sector privado que nos ayude a encontrar las mejores soluciones a los nuevos retos económicos y sociales. Sólo en un escenario de confianza reforzada entre empleados públicos y sociedad será posible establecer esta colaboración y obtener todos los frutos posibles de la misma.

Y es que las necesidades de la sociedad actual son demasiado complejas como para ser satisfechas mediante servicios públicos diseñados y desarrollados únicamente por las Administraciones Públicas. No basta con que las Administraciones intenten automatizar los servicios públicos e incentivar el autoservicio a través de internet. El mayor impacto de la web estará en la mejora de los servicios mediante la transparencia, la participación y la colaboración, compartiendo conocimiento.

Las Administraciones Públicas deberían aprovechar la oportunidad que brinda la web social y reconstruir la relación no sólo con la ciudadanía, sino también con sus propios empleados públicos, abriendo las instituciones y proporcionando a los ciudadanos el poder necesario para que tengan un papel más activo en los servicios públicos. Como servidores públicos queremos que los ciudadanos comprendan totalmente todas las actividades emprendidas en su nombre. Creemos que los ciudadanos deben poder contribuir en las políticas públicas mientras son desarrolladas, puestas en práctica, y revisadas.

Queremos mantener una relación efectiva entre servidores públicos y ciudadanos, de forma que la ciudadanía esté activamente implicada en el diseño y provisión de los servicios públicos de largo alcance para aportar sus opiniones y con cada vez más poder de decisión. Queremos que toda la información de las Administraciones Públicas, desde los borradores normativos hasta la información presupuestaria sea de fácil acceso para los ciudadanos, que sea comprensible y reutilizable. Esto no es porque queramos reducir el papel de los Gobiernos de nuestras Administraciones, sino porque la colaboración abierta hará los servicios públicos mejores y mejorará la calidad en la toma de decisiones.

Sobre estos antecedentes, proponemos tres principios fundamentales para los servicios públicos:

1.Transparencia: todas las organizaciones del sector público deberían ser ”transparentes por principio” y deberían proveer información pública clara y actualizada sobre todos los aspectos de sus actividades y procesos de decisión. También deberían existir mecanismos eficaces para que los ciudadanos pudieran destacar las áreas donde les gustaría ver una mayor transparencia. Al proporcionar la información, las organizaciones del sector público deberían hacerlo en formatos abiertos, estándares y reutilizables, con total respeto a aquella información que por razones de seguridad, privacidad o regulación específica deba quedar protegida. Debemos aspirar a una estricta equivalencia entre información pública e información online.

2. Participación: las Administraciones Públicas deberían fomentar activamente la entrada de los ciudadanos en todas las actividades, desde la participación como usuario en la formación de los servicios, a la participación pública en la formulación de las políticas. Esta entrada debe ser pública para que otros ciudadanos puedan verla, debiendo las Administraciones dar sus respuestas públicamente. Para facilitar la participación efectiva de todos los ciudadanos que quieran hacerlo se deberían incorporar los mecanismos necesarios que eviten su monopolización por sólo una parte de la ciudadanía, así como otros usos que supongan su utilización como coartada o justificación para acciones que realmente no han nacido de procesos participativos. La capacidad para colaborar con la ciudadanía debe convertirse en la función principal de las Administraciones Públicas.

3. Colaboración: las instituciones públicas tienen que actuar como plataformas para la creación de valor público. Las distintas Administraciones Públicas deben colaborar entre ellas de forma efectiva y real, creando canales de comunicación transparentes que fomenten la coproducción y el compañerismo en el desarrollo de las funciones de las distintas Administraciones. Sólo así se podrá aunar esfuerzos y aprovechar las sinergias para crear el mayor valor posible en la sociedad. Asimismo, los datos de la Administración deben ser puestos a disposición de modo que otros puedan reutilizarlos y crear valor añadido con facilidad. Las organizaciones públicas deberían permitir a todos los ciudadanos poder solucionar sus problemas por sí mismos proporcionándoles los instrumentos, habilidades y recursos, considerándoles los verdaderos propietarios de la información. Pero colaboración no significa abandono de la responsabilidad pública; hay que abrir los servicios públicos a la coproducción tanto con los ciudadanos, como con otras Administraciones y el sector privado, pero sin dejar los servicios públicos al libre albedrío de quien quiera proveerlos.

Reconocemos que la materialización de estos principios requerirá tiempo y recursos mientras los mecanismos de gobernanza son adaptados, pero creemos que ellos deberían estar en el centro de los esfuerzos para transformar las Administraciones Públicas. Los ciudadanos, e incluso los propios servidores públicos a título individual, ya están actuando sobre estas ideas y están transformando los servicios públicos “desde el exterior”, pero los Gobiernos de nuestras Administraciones deberían apoyar y acelerar este proceso.

Nosotros reclamamos a nuestros gobernantes la incorporación de estos principios a sus programas y proyectos de gobierno, garantizando que los ciudadanos disfrutarán de las ventajas de tener unas Administraciones Públicas transparentes, participativas y colaborativas cuanto antes.

En tanto nuestros gobernantes no impulsan este nuevo modelo de servicios públicos desde arriba, algunos servidores públicos hemos renunciado a quedarnos quietos. Poco a poco estamos contribuyendo al  desarrollo de una nueva cultura organizativa, estamos destapando la necesidad de evolucionar, apostamos desde abajo por unos servicios públicos más transparentes, participativos y colaborativos. Con nuestra actuación diaria contribuimos a ello.

Nosotros conformamos la nueva generación de servidores públicos. Una generación que se identifica con nuevas formas de actuar. Somos la generación de Funcionarios Emprendedores, somos Funkzionatas, y estos son nuestros principios:

  • Estamos convencidos de que la unidad básica de vida para nuestro trabajo no es el individuo, sino la colectividad. Los ciudadanos son nuestros mejores aliados, a quienes alentamos a expresar sus opiniones como parte integral del desarrollo continuo de la Administración. Juntos somos capaces de diseñar y prestar mejores servicios públicos.
  • Creemos en el potencial de las Tecnologías de la  Información como un medio de ampliar el alcance y efectividad de los servicios públicos. No se trata tan sólo de usarlas para hacer más con menos, sino de hacer mucho más con lo mismo.
  • Trabajamos en grupo y si las estructuras no lo permiten lo buscaremos de otro modo, de cualquier modo. Elegimos compañeros dispuestos a colaborar y compartir conocimientos, incluso de otras Administraciones. No estamos organizados, pero queremos construir una red, forjando comunidades, nuevas formas de hablar y de trabajar. Queremos una administración en red.
  • Tenemos un compromiso con el trabajo bien hecho, pasión por el trabajo bien hecho. Somos profesionales que queremos, necesitamos, sentirnos capaces. Desempeñamos nuestro trabajo lo más eficientemente posible teniendo en cuenta la rigidez de la Administración.
  • Nos gusta la comunicación; elegimos conversar mejor que elaborar sobrios informes. Nuestros servicios se han separado demasiado del público al que servimos.
  • Pediremos perdón antes que pedir permiso. Cometeremos errores, por supuesto, todos los humanos cometen errores, pero sólo así aprenderemos. Quien no hace nada nunca se equivoca.
  • Nos comunicamos y conversamos por diversos canales, aprovechando los recursos de la web social. Porque las conversaciones son el terreno donde confluyen ideas y se forman alianzas. La conversación no es una distracción para nuestro trabajo, es el auténtico trabajo.

Tras muchos días de la marmota nos estamos despertando. Hemos comenzado a establecer lazos entre nosotros. Estamos participando, colaborando. No queremos esperar más. Estamos construyendo una nueva Administración desde sus cimientos, los ciudadanos y sus servidores públicos, nosotros. Los políticos han de ser también nuestros compañeros de viaje. Porque funcionarios, políticos y ciudadanos estamos todos en el mismo barco, todos tenemos el mismo objetivo: mejorar nuestra sociedad.


En la redacción de este primer borrador del Manifiesto han participado: alorza, andresnin, antoniogalindog, balapiaka, davidrjordan, jfermar, kuunga, mgarrigap, ruthdelcampo

Parte de este documento está basado en la Open Declaration on Public Service 2.0 presentada en la 5ª Conferencia Ministerial sobre eGovernment de la Unión EuropeaLos funcionarios y empleados públicos somos trabajadores privilegiados. Existen pocas profesiones más satisfactorias que servir a los conciudadanos. Nos sentimos orgullosos de ello, creemos en el valor de lo público como habilitador de la cohesión social y nos sentimos partícipes directos en la construcción diaria del Estado del Bienestar.

Se nos tacha de ineficientes y de anquilosados; como dijo Larra “así está establecido; así se ha hecho hasta aquí; así lo seguiremos haciendo”. Vivimos en un eterno retorno, en un continuo “Día de la Marmota”. Es hora de despertar, y los profesionales de la función pública, rompiendo las barreras de cuerpos y la cultura de siglos, somos la clave para activar la alarma del reloj.

Somos funcionarios, empleados públicos, servidores de la ciudadanía, sí, lo somos y nos sentimos orgullosos de ello. En contra de los falsos mitos sobre los funcionarios, sabemos hacer más cosas que darle palos al agua. Nunca jugamos al buscaminas ni al solitario, nos preocupa cuando vemos largas colas en cualquier ventanilla y nos gusta idear posibles soluciones. Somos funcionarios, sí, y no entramos por enchufe, sino superando duros procesos selectivos compitiendo con un buen número de opositores. Vale, sí, nos gusta el café, pero no más que a cualquier otro trabajador, no nos pasamos el día en la cafetería, no. Somos buenos trabajadores y no somos los únicos, la inmensa mayoría de mis compañeros lo son. De acuerdo, hay algunas ovejas negras, sí, como en cualquier otra empresa, pero hay mecanismos para castigarlas. Tenemos defectos, quizás no seamos los trabajadores más eficientes y competentes del mundo, pero intentamos mejorar. Somos servidores públicos, sí, y estamos del lado de los ciudadanos y ciudadanas, estamos para ayudarles, somos parte de ellos.

Un sector público de calidad es importante para nuestra vida cotidiana. El nacimiento de nuestros hijos y su educación, la planificación y diseño de los servicios esenciales y la obtención de los recursos que los mantienen, nuestra salud y la seguridad de nuestras calles, son realizadas por empleados públicos. Pero no podemos desarrollar estos servicios públicos solos. Necesitamos de una sociedad activa y un sector privado que nos ayude a encontrar las mejores soluciones a los nuevos retos económicos y sociales. Sólo en un escenario de confianza reforzada entre empleados públicos y sociedad será posible establecer esta colaboración y obtener todos los frutos posibles de la misma.

Y es que las necesidades de la sociedad actual son demasiado complejas como para ser satisfechas mediante servicios públicos diseñados y desarrollados únicamente por las Administraciones Públicas. No basta con que las Administraciones intenten automatizar los servicios públicos e incentivar el autoservicio a través de internet. El mayor impacto de la web estará en la mejora de los servicios mediante la transparencia, la participación y la colaboración, compartiendo conocimiento.

Las Administraciones Públicas deberían aprovechar la oportunidad que brinda la web social y reconstruir la relación no sólo con la ciudadanía, sino también con sus propios empleados públicos, abriendo las instituciones y proporcionando a los ciudadanos el poder necesario para que tengan un papel más activo en los servicios públicos. Como servidores públicos queremos que los ciudadanos comprendan totalmente todas las actividades emprendidas en su nombre. Creemos que los ciudadanos deben poder contribuir en las políticas públicas mientras son desarrolladas, puestas en práctica, y revisadas.

Queremos mantener una relación efectiva entre servidores públicos y ciudadanos, de forma que la ciudadanía esté activamente implicada en el diseño y provisión de los servicios públicos de largo alcance para aportar sus opiniones y con cada vez más poder de decisión. Queremos que toda la información de las Administraciones Públicas, desde los borradores normativos hasta la información presupuestaria sea de fácil acceso para los ciudadanos, que sea comprensible y reutilizable. Esto no es porque queramos reducir el papel de los Gobiernos de nuestras Administraciones, sino porque la colaboración abierta hará los servicios públicos mejores y mejorará la calidad en la toma de decisiones.

Sobre estos antecedentes, proponemos tres principios fundamentales para los servicios públicos:

1.Transparencia: todas las organizaciones del sector público deberían ser ”transparentes por principio” y deberían proveer información pública clara y actualizada sobre todos los aspectos de sus actividades y procesos de decisión. También deberían existir mecanismos eficaces para que los ciudadanos pudieran destacar las áreas donde les gustaría ver una mayor transparencia. Al proporcionar la información, las organizaciones del sector público deberían hacerlo en formatos abiertos, estándares y reutilizables, con total respeto a aquella información que por razones de seguridad, privacidad o regulación específica deba quedar protegida. Debemos aspirar a una estricta equivalencia entre información pública e información online.

2. Participación: las Administraciones Públicas deberían fomentar activamente la entrada de los ciudadanos en todas las actividades, desde la participación como usuario en la formación de los servicios, a la participación pública en la formulación de las políticas. Esta entrada debe ser pública para que otros ciudadanos puedan verla, debiendo las Administraciones dar sus respuestas públicamente. Para facilitar la participación efectiva de todos los ciudadanos que quieran hacerlo se deberían incorporar los mecanismos necesarios que eviten su monopolización por sólo una parte de la ciudadanía, así como otros usos que supongan su utilización como coartada o justificación para acciones que realmente no han nacido de procesos participativos. La capacidad para colaborar con la ciudadanía debe convertirse en la función principal de las Administraciones Públicas.

3. Colaboración: las instituciones públicas tienen que actuar como plataformas para la creación de valor público. Las distintas Administraciones Públicas deben colaborar entre ellas de forma efectiva y real, creando canales de comunicación transparentes que fomenten la coproducción y el compañerismo en el desarrollo de las funciones de las distintas Administraciones. Sólo así se podrá aunar esfuerzos y aprovechar las sinergias para crear el mayor valor posible en la sociedad. Asimismo, los datos de la Administración deben ser puestos a disposición de modo que otros puedan reutilizarlos y crear valor añadido con facilidad. Las organizaciones públicas deberían permitir a todos los ciudadanos poder solucionar sus problemas por sí mismos proporcionándoles los instrumentos, habilidades y recursos, considerándoles los verdaderos propietarios de la información. Pero colaboración no significa abandono de la responsabilidad pública; hay que abrir los servicios públicos a la coproducción tanto con los ciudadanos, como con otras Administraciones y el sector privado, pero sin dejar los servicios públicos al libre albedrío de quien quiera proveerlos.

Reconocemos que la materialización de estos principios requerirá tiempo y recursos mientras los mecanismos de gobernanza son adaptados, pero creemos que ellos deberían estar en el centro de los esfuerzos para transformar las Administraciones Públicas. Los ciudadanos, e incluso los propios servidores públicos a título individual, ya están actuando sobre estas ideas y están transformando los servicios públicos “desde el exterior”, pero los Gobiernos de nuestras Administraciones deberían apoyar y acelerar este proceso.

Nosotros reclamamos a nuestros gobernantes la incorporación de estos principios a sus programas y proyectos de gobierno, garantizando que los ciudadanos disfrutarán de las ventajas de tener unas Administraciones Públicas transparentes, participativas y colaborativas cuanto antes.

En tanto nuestros gobernantes no impulsan este nuevo modelo de servicios públicos desde arriba, algunos servidores públicos hemos renunciado a quedarnos quietos. Poco a poco estamos contribuyendo al  desarrollo de una nueva cultura organizativa, estamos destapando la necesidad de evolucionar, apostamos desde abajo por unos servicios públicos más transparentes, participativos y colaborativos. Con nuestra actuación diaria contribuimos a ello.

Nosotros conformamos la nueva generación de servidores públicos. Una generación que se identifica con nuevas formas de actuar. Somos la generación de Funcionarios Emprendedores, somos Funkzionatas, y estos son nuestros principios:

  • Estamos convencidos de que la unidad básica de vida para nuestro trabajo no es el individuo, sino la colectividad. Los ciudadanos son nuestros mejores aliados, a quienes alentamos a expresar sus opiniones como parte integral del desarrollo continuo de la Administración. Juntos somos capaces de diseñar y prestar mejores servicios públicos.
  • Creemos en el potencial de las Tecnologías de la  Información como un medio de ampliar el alcance y efectividad de los servicios públicos. No se trata tan sólo de usarlas para hacer más con menos, sino de hacer mucho más con lo mismo.
  • Trabajamos en grupo y si las estructuras no lo permiten lo buscaremos de otro modo, de cualquier modo. Elegimos compañeros dispuestos a colaborar y compartir conocimientos, incluso de otras Administraciones. No estamos organizados, pero queremos construir una red, forjando comunidades, nuevas formas de hablar y de trabajar. Queremos una administración en red.
  • Tenemos un compromiso con el trabajo bien hecho, pasión por el trabajo bien hecho. Somos profesionales que queremos, necesitamos, sentirnos capaces. Desempeñamos nuestro trabajo lo más eficientemente posible teniendo en cuenta la rigidez de la Administración.
  • Nos gusta la comunicación; elegimos conversar mejor que elaborar sobrios informes. Nuestros servicios se han separado demasiado del público al que servimos.
  • Pediremos perdón antes que pedir permiso. Cometeremos errores, por supuesto, todos los humanos cometen errores, pero sólo así aprenderemos. Quien no hace nada nunca se equivoca.
  • Nos comunicamos y conversamos por diversos canales, aprovechando los recursos de la web social. Porque las conversaciones son el terreno donde confluyen ideas y se forman alianzas. La conversación no es una distracción para nuestro trabajo, es el auténtico trabajo.

Tras muchos días de la marmota nos estamos despertando. Hemos comenzado a establecer lazos entre nosotros. Estamos participando, colaborando. No queremos esperar más. Estamos construyendo una nueva Administración desde sus cimientos, los ciudadanos y sus servidores públicos, nosotros. Los políticos han de ser también nuestros compañeros de viaje. Porque funcionarios, políticos y ciudadanos estamos todos en el mismo barco, todos tenemos el mismo objetivo: mejorar nuestra sociedad.


En la redacción de este primer borrador del Manifiesto han participado: alorza, andresnin, antoniogalindog, balapiaka, davidrjordan, jfermar, kuunga, mgarrigap, ruthdelcampo

Parte de este documento está basado en la Open Declaration on Public Service 2.0 presentada en la 5ª Conferencia Ministerial sobre eGovernment de la Unión Europea

Anuncios

Acerca de @davidrjordan

Intraemprendedor Público. Investigo e intento experimentar cómo la necesidad de que la Administración y las organizaciones del sector público hagan más con menos, puede canalizarse para estimular su capacidad de adaptación y generar más valor en la sociedad aprovechando la oportunidad que brindan las nuevas corrientes socio-políticas y la web social para facilitar la transparencia, la participación y la colaboración (principios del gobierno abierto) para idear e introducir con éxito innovaciones en la gestión y la prestación de los servicios públicos. He colaborado en el impulso, diseño y desarrollo de la iniciativa de Gobierno Abierto de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla. Desde el año 2008 participo en foros relacionados con la apertura de la Administración Pública. Soy co-fundador de la Asociación Ciudadana OpenKratio, coordinador del grupo de Gobierno Abierto de NovaGob (la Red Social de la Administración Pública) y miembro de la red internacional de expertos en gestión pública de la Fundación CEDDET, así como de la sección española de la Open Knowlegde Foundation (OKFN). Consciente de la necesidad de mejorar la eficiencia del sector público, desde 2009 sigo y divulgo el método GTD (Getting Things Done) como vía para incrementar la productividad personal de los empleados públicos y, por consiguiente, del conjunto de sus organizaciones. Antes de acceder al sector público, fui emprendedor en el sector TIC y ocupé diversos puestos de responsabilidad en el ámbito administrativo, técnico y comercial. Como ponente y formador, además de divulgar sobre innovación pública y gobierno abierto, he impartido cursos y talleres sobre intraemprendizaje, productividad personal, informática de gestión y gestión presupuestaria. Autor del blog "FunkziUni" en el que reflexiono especialmente sobre Gobierno Abierto y el enfoque GTD para la mejora de la productividad personal, así como de proyectos y actividades en las que participo.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Manifiesto Funcionarios Emprendedores (Manifiesto Funkzionata)

  1. Me ha parecido muy interesante la iniciativa.
    Desde Canarias, estamos trabajando en una plataforma de ideas para promover un cambio de mentalidad tanto en la administración como en otros campos de la sociedad.

    Muestra plataforma se llama Alternativa Politica, y nos pueden encontrar en http://www.alternativapolitica.com.

    Saludos

  2. Pingback: 25 Enlaces de interés Octubre-Noviembre | Carlos M. Cuasante Blog

  3. criterium dijo:

    Muy bien. Hay que reaccionar. Estupendo. Hablo como ciudadana y quizás haría extensivo el manifiesto al personal laboral, ¿no os parece?.
    Hago lo que puedo también.
    http://ecriteriumes.wordpress.com/2010/07/18/funcionariado-ciudadania-y-tijeretazo/

    • David R. Jordan dijo:

      @criterium
      Por supuesto que el Manifiesto es extensivo al personal laboral, por ello en varias ocasiones en el texto se habla de empleados públicos. El hecho de titularlo como “Manifiesto Funcionarios…” es porque así es como nos identifica la ciudadanía. Un ciudadano no entiende de diferencias en la relación administrativo-laboral del personal de las Administraciones. A todos nos llaman funcionarios. La idea es dignificar la imagen del sector público.

  4. Pingback: Manifiesto Funcionarios Emprendedores (Manifiesto Funkzionata) | Desde.CO

  5. Pingback: Manifiesto Funcionarios Emprendedores (Manifiesto Funkzionata) en Menéame

  6. Vicente Fernández dijo:

    Hola,
    Primero de todo felicidades. Iniciativas como esta dignifican nuestro trabajo.
    Segundo, creo que el manifiesto está muy bien, pero aún se puede ir un poco más allá. No se si es el redactado final o se trata de un borrador donde se irán acumulando posibles propuestas. En todo caso, felicidades nuevamente.

    • David R. Jordan dijo:

      @Vicente Fernández
      El Manifiesto que ahora mismo tenemos no es más que un primer borrador. Tenemos que mejorarlo de forma participativa y colaborativa. En breve espero que tengamos disponible una plataforma para ello. Estate atento al blog! 😉

  7. Antonio Gros dijo:

    En el “perfil” de la adhesión al manifiesto debería contemplarse algunas posibilidades más en el apartado de en calidad de que se apoya: ex-empleado público, aspirante a e.p., jubilado e. p., ….
    Incluso se podría incluir el tipo de administración: Sanidad, Educación, Defensa, Cuerpos de Seguridad, Administración General,…

    • David R. Jordan dijo:

      No nos hemos planteado realizar una análisis exhaustivo sobre las adhesiones. El objeto de diferenciar los 4 perfiles que figuran es para visibilizar los 4 grandes grupos de interés en la Administración Pública e intentar no monopolizar el Manifiesto internamente (sólo funcionarios). Creo que es importante que en su momento se vea sobretodo que hay apoyos de los ciudadanos (aunque de momento no es así… tenemos que llegar a la ciudadanía!!). Al fin y al cabo es a la ciudadanía a quien van dirigidos nuestros Servicios y también los beneficios de la aplicación de los principios enunciados en el Manifiesto.

  8. Jotacelada dijo:

    Totalmente de acuerdo con el manifiesto. También creo, como indica KOSKAYFREIXA, que hay que replantearse la externalización de servicios, y la delegación de servicios públicos en entidades que no son administración pública (organismos autónomos, empresas públicas, entes públicos de derecho privado…) y que los ciudadanos identificación con administración. Ese es uno de los principales problemas, puesto que derivan competencias públicas en personal que no ha accedido a la función pública según los principios de acceso a la misma. Tal vez habría que incorporar esta reivindicación en el manifiesto.

    Un saludo y gracias

  9. KOSKAYFREIXA dijo:

    Solo al tiburoneo financiero le interesa un estado débil. Necesitamos unas estructuras de estado fuertes para garantizar los derechos de las personas en la democracia. Y el Estado del Bienestar con políticas de izquierda
    Eso sí, la Administración debe replantearse tanta externalización de servicios y debe dejar que las personas hagan carrera dentro de sus estructuras. Y que puedan ser emprendedoras.

    • David R. Jordan dijo:

      @KOSKAYFREIXA
      Me da la impresión de qu coincidimos en las ideas políticas, pero hay una cosa en la que discrepo: el objeto de la Administración no debe ser que los funcionarios hagamos carrera dentro de sus estructuras. Quienes formamos estas estructuras debemos esforzarnos por mejorar la eficacia y eficiencia de la Administración y de una forma más transparente, participativa y colaborativa; a ello es a lo que aspiramos con el Manifiesto. Si quienes tienen las riendas de las Administraciones no ponen los medios para ello, nosotros quienes conformamos sus estructuras, debemos impulsarlo desde abajo. Seamos emprendedores (o mejor dicho, IN-prendedores) 😉

  10. Joanka dijo:

    Interesante!

    Aunque me da que vamos a acabar suscribiendo el manifiesto “los 4 de siempre”…
    Habrá que hacerlo correr, a ver si multiplicamos el número de funcionarios dispuestos a cambiar cosas y empezamos a vencer el inmovilismo de la administración.

    • David R. Jordan dijo:

      @Joanka
      Por una vez discrepo contigo Joan, esta vez no somos “los 4 de siempre” 😉
      Ya van más de 160 adhesiones y en sólo 5 días!! Yo, al menos, no esperaba tan buena acogida 🙂

      • Joanka dijo:

        Me alegro de que discrepes, sobretodo por los números que fundamentan tu discrepancia 😉
        Habría que valorar, sin embargo, cuántas de las adhesiones corresponden a trabajadores “de fuera” del sector público, no sea que seamos solo los “de dentro” los que estamos motivados por el (importantísimo) contenido del manifiesto.
        Un par de detalles que me afianzan en mi actual estado de pesimismo: anoche, el próximo president de la Generalitat avanzó que apuesta por crear organismos de derecho privado para gestionar servicios públicos… y hoy ZP…
        …pues eso, que no está en el horizonte político mejorar a fondo la Administración 😦

  11. Estoy de acuerdo con José Ignacio, no tenemos que disculparnos de nada, si acaso de no haber hecho esto antes. Si no vaya orgullofunkz.

    En cuanto a lo del proceso selectivo siempre he tenido mis dudas, no en cuanto a que sea necesario, sino en cuanto a la manera en que está planteado. Es un punto que podríamos replantearnos en la redacción del manifiesto. Es posible que quede mejor sin él.

    Esto es una carrera de fondo, no un sprint. Y ya hemos comenzado. Con un paso…

  12. David R. Jordan dijo:

    Gracias por tu comentario José Ignacio, y también por adherirte al Manifiesto 😉

    Tienes razón, el miedo al cambio es algo muy frecuente… Pero también el sistema contribuye a ello, es necesario evolucionarlo desde abajo, contagiando entusiasmo.

    La idea del texto era introducir un punto de ironía, y reirnos un poco de nosotros mismos haciendo referencia a los mitos sobre funcionarios. No se trata de excusarnos. Dentro de estos mitos está el típido de que “todos los funcionarios son enchufaos”; nos ha quedado con muy poca gracia, la verdad es que sí. Tampoco se trata de defender el sistema de selección; seguramente a la mayoría no nos parece el más adecuado, pero es el que había que superar para acceder.

    De todas formas el texto es sólo un primer borrador. La idea es abrir discusión para mejorarlo y conseguir un verdadero manifiesto. ¿Te animas?

  13. Pero me parece muy encomiable la iniciativa, su espíritu y el manifiesto en sí mismo. Un par de ideas a vuelapluma para sumar a la adhesión la necesaria discrepancia respetuosa y constructiva.

    No hace falta que os justifiquéis tanto. La primera parte del manifiesto parece una disculpa. Vosotros no sois culpables de nada. Y a nadie le van a importar estas justificaciones salvo a aquellos que quieren seguir hurgando en la herida del tópico de los funcionarios.

    Pero éstos del tópico no son vuestros mayores enemigos. El principal enemigo lo tenéis dentro. No es la oveja negra, el vago irresponsable de Forges. Es la mayoría silenciosa de trabajadores públicos, honrados y cumplidores, pero alérgicos a cualquier idea u acción que suponga riesgo y transformación.

    Y un par de comentarios al texto. Yo no alardearía de haber pasado un proceso selectivo que efectivamente es duro, pero también obsoleto y desenfocado. Las competencias necesarias para superar con éxito una oposición tienen poco que ver con las que necesita el trabajador del conocimiento. ¿Donde queda la creatividad, la proactividad, la sociabilidad, etc? Ken Robinson dice que el sistema educativo actual está diseñado para producir profesores de universidad. Podemos trasladar la idea a las oposiciones.

    No se trata de disponer de mecanismos de castigo a las ovejas negras. Lo que se necesitan son mecanismos de identificación y reconocimiento del esfuerzo y el talento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s